Página estándar

María Fernanda Rios

María Fernanda, muchas gracias por dejarnos conocer tu historia.

Hace algún tiempo que quería poder compartir con todos ustedes esta gran historia de éxito, consideró que el relato de María Fernanda como una forma de enfrentar al Cáncer también es una invitación a vivir, a disfrutar la vida, a difundir un mensaje de "Tóquense, Chéquense!!, una historia que sin duda dejará ver a los lectores las técnicas que Mafer aplicó, los momentos difíciles, como los fue viviendo y como hoy todo eso capitaliza hacia una mejor calidad de vida y a invitarlas e invitarlos a checarse...

Mafer, muchas gracias por compartir esta gran historia de éxito!!

Charly.

Como inició todo...

El 18 de agosto del 2010 cumplí 30 años. El 9 de septiembre del mismo año, terminé una relación de noviazgo de muchísimos años que no dio para más y con esas novedades mi vida daba un giro que prometía.

El 28 de octubre mientras me estaba bañando, sentí gracias a la caída del acondicionador sobre mí seno derecho, un bulto detrás de mi pezón... poco palpable en una autoexploración común.
Cada año acostumbraba hacerme chequeos y en diciembre del 2009 mi mama derecha no presentaba ninguna irregularidad; sin embargo, en este octubre de 2010 y en esta exploración accidental, la “bolita” se sentía definida, como una canica tamaño cacalota. Salí de bañar y llamé en ese momento a una amiga médico que me derivó con su amiga ginecóloga y que me atendió a la brevedad. El eco reportaba una masa extraña y la gine me recomendó un ultrasonido urgente. Venía el fin de semana y no podían realizarlo, así que me agendaron para el lunes 1 de noviembre.

Llegué sola al estudio y con tranquilidad me recosté para comenzar el ultrasonido. La radióloga, especialista en mama, comenzó por la mama sana y me dijo que se veía muy bien, pero la pasar a la derecha… Desde que vi la cara de la doctora supe que algo estaba mal, pero mi sabiduría interna me dijo: sí es algo que efectivamente esta mal y sí, se irá y tú vas a estar bien.


- Doctora ¿es cáncer? - , me miro un poco impactada y me dijo: no se ve bien. Ahí supe que era CA. Le insistí en que ella era la experta en el tema y me respondió: tiene cara de cáncer.
No tuve tiempo de nada. Entré en shock por 1 minuto, y posteriormente le dije: hagamos lo que tengamos que hacer. En mi familia no había historias de CA, todos mueren del corazón pero no de cáncer. Yo no fumaba, hacía ejercicio, comía saludable y poco bebía. así que si no tenía ni antecedentes ni herencia, ni malos hábitos, algo había sucedido que yo había abierto la cepa.


Ella insistió en llamar a mi casa, pero no se lo permití, todavía recuerda que muy tranquila y segura le dije: no doctora, yo hoy tengo clases en la maestría y no puedo faltar, así que me fui directa a mi clases pues tocaba grupo de crecimiento (que es una especie de grupo terapéutico de apoyo) y como ya tenía tanto tiempo compartiendo mi vida con ellos, lo único que me interesaba era hablarlo y decidir en compañía de ellos cual sería el siguiente paso. Al lado de ellos, me rompí, me fue cayendo poco a poco el veinte y lloré mientras les decía la posibilidad de que mi vida cambiara así como cada uno de los pasos a seguir y también al lado de ellos decidí que no tenía tiempo para llorar y que el tiempo apremiaba por lo que había que actuar rápido.

Soy católica practicante, así que hablé con Dios regresando a casa… pues era el momento perfecto para demostrarme que existe y le dije: ¡te manchaste! … pero la neta yo no te voy a decir déjame o llévame, pues todos los días te repito en el Padrenuestro: hágase tu voluntad, así que... toca eso, que se haga tu voluntad y no la mía. A mí sólo ayúdame a irme ligerita de equipaje en el proceso, agustito, sin dolores... y así fue siempre...

Toda esa semana fue de locura, el doctor confirmaba el diagnóstico el día 2 de noviembre, Día de muertos en nuestro país ¡Claro como no, que mejor que el día donde nos reímos de la muerte para saber que puede estar cerca!

De ahí en adelante fue un ir y venir entre análisis, estudios, médicos, aseguradora y papeleos o trámites.

Fueron días de catarsis total, pues por el tamaño y ubicación del tumor, no podían hacerme una biopsia común, entonces lo que procedía era abrir y si daba positivo a malignidad, me retiraban toda la mama y ganglios.

Finalmente se decidió la operación para el domingo 7 de noviembre… Habían pasado 11 días desde el primer estudio… mismos que parecieron 1000.

El sábado anterior a la operación entré al baño y le hice un ritual de despedida a mi mama, pues en el fondo yo sabía que la extirparían; le di las gracias por todo el tiempo que habíamos compartido, era una parte de mí importante, era parte de mi cuerpo, de mi feminidad, de mi ser. Recuerdo que en el ritual de despedida le dije: ahora te tienes que ir para que yo siga aquí, sin ti, te agradezco y bendigo. A veces, hay que perder para ganar.

Así fue, el domingo 7 de noviembre me operaron y quedé como media tabla de surf... la operación bye bye bobbie había sido un éxito y con la bobbie se habían ido 15 ganglios de mi brazo derecho.

Afortunadamente mi CA fue una etapa temprana y ese diagnóstico ha sido lo mejor que me ha sucedido, pues me sigue dando una gran posibilidad de recuperación total. Nunca me había sentido tan feliz en toda mi vida. Irónicamente, tan llena de vida.

Seguido a la operación vinieron las quimioterapias, 6 en total, que son la peor mentada de madre para cualquier ser humano. Las comencé en diciembre y terminé en marzo... al terminar cada quimio me sentía como bolsita de plástico en periférico, supongo que es la sensación de cuando vas terminando un maratón, pero aún así bendigo que nunca hubo vómitos o náuseas, o ascos, o falta de apetito, o insomnio… solo cansancio y mucha, mucha debilidad.

Y fue así como llegue al minimalista, al esencialismo, a mirar con otros ojos la vida pues fue así como cada día se convirtió en una maravillosa oportunidad de ir siendo... de irme escuchando, de irme sintiendo... de irme conociendo y me descubrí hermosa, llena de fuerza, de luz y con una capacidad de amor que jamás imaginé.

Yo no quise ver como se me caía el cabello y a la semana de la primera quimio, rapé mi larga cabellera lacia y castaña. Al finalizar el proceso quedé sin cabello, sin pestañas (y vaya que tenía pestañas ) y más flaca que un palillo.... sin embargo siempre me sentí bien, siempre supe que aunque el proceso sería difícil yo viviría y me aferre a esa idea.

Poco a poco lo corporal fue regresando a la normalidad, el cabello salió negro azabache y rizado como de black sheep, conforme creció se tornó ondulado… y con algunas canas. Hoy es nuevamente lacio, castaño y no, las canas no se fueron. Recuperé mis pestañas en su totalidad… y obvio el peso (de hecho un poco más del que me gustaría ja ja ja), pues las quimios primero me enflacaron y después me inflaron cual palomita de maíz en microondas…

Hoy por hoy solo tengo una dislipidemia por causa del medicamento antiestrogénico y tengo que cuidar mi alimentación porque se me elevan de la nada el colesterol y los triglicéridos.

Fue difícil pero desde el principio, mientras hablaba con mi grupo de Desarrollo Humano decidí que si bien el dolor de la enfermedad ahí estaba, el sufrimiento era opcional y yo no quería tener esa opción así que me aferre a vivir en presente y eso fue maravilloso porque mi ánimo jamás decayó, la música, la escritura, la lectura, la oración, la meditación y las redes sociales fueron el mejor recurso que encontré para permanecer siempre en 100% actitud, pocas veces triste, aceptando la vida y la muerte como sólo posibilidades y sabiendo que ocurriría lo que tenía que ocurrir, ni más ni menos.

Todo el tiempo les estuve informando a los amigos por facebook lo que iba pasando y eso me libero, repetir una y otra vez la misma canción... recuerdo que uno de mis primeros post decía algo así como: Tóquense o que las toquen, la técnica ustedes la deciden, pero no dejen de autoexplorarse. El CA no avisa.

Ahora a casi 6 años del proceso y viendo todo en retrospectiva, me doy cuenta que lo que me tocó-toca vivir no es más que un aprendizaje y conforme transcurre el tiempo. lo converso menos y lo proceso diferente. De una extraña forma a ratos me llega cierta melancolía o llantos repentinos, pero ahora tienen más relación con el suceso de María Pía (mi hermosa bebé-ángel) que con el CA. Con el CA pensé que lo había vivido todo, pero perder un hijo, para mí ha sido aún más difícil.

 

Y con estas dos vivencias aun me queda tarea. Nunca somos seres terminados. Por ello trabajo todos los días para vivirme más consciente de mí, con la convicción de hacer todo para vivirme plena, disfrutando cada momento y cada suceso, después de algo así no puedes darte el lujo de ver la vida con los mismos ojos. No niego que la inercia del día a día a veces me sumerge en la cotidianidad, pero siempre trato de volver al punto de estar más consciente, más llena de mí... más yo, y me doy cuenta que a esta vida vine a vivir, sólo a eso.

Antes no quería dar un testimonial de sobrevivencia de cáncer mamario, pero eso ha cambiado, si contar mi historia ayuda a que otros se animen a checarse, como tarabilla es que la repetiré hasta el cansancio.

También mi intención es que mi existir sea una expresión de vida y un GRACIAS desde lo más profundo de mi alma. Esta vivencia ha sido exitosa, y al día de hoy, el pronóstico de mis médicos es muy bueno, sin embargo el antecedente me obliga a permanecer siempre alerta y en supervisión de mi salud.


Así que aquí queda abierta la invitación a explorarse y atenderse, en este mes de concientización de las miles de mujeres que han dejado de existir pudiendo permanecer si hubieran sido detectadas a tiempo. EXPLÓRENSE Y CHÉQUENSE.

En este mes muchos laboratorios tiene paquetes completos a súper precios.

De verdad les quiero invitar a que aprecien esto, la salud con la que ahora cuentan, no echen en saco roto cualquier dolor o malestar, aprendan a escuchar su cuerpo, él habla y cuando se queja es por algo.

Cuiden sus emociones (yo en lo personal creo que aquí esta la relación directa de porque yo desarrollé cáncer), pensamientos, palabras, lo que comen, lo que son y lo que viven.

Aprecien cada mañana, cada sonrisa, cada agradecimiento y cada bendición que el mundo brinda continuamente; yo he descubierto a lo largo de estos casi 6 años que la vida todo el tiempo nos está ofreciendo cosas maravillosas que se desdibujan ante la cotidianidad.

No permitan que eso suceda, que su mirada no se “acostumbre a la vida”: ¡Vivan plenos! Es la única tarea real que tienen y es a lo único que vinimos a este mundo: A ser feliz y a vivir plenos.


Tal vez no soy autoridad para decir todo lo anterior, pero como lo mencione antes, es sólo una invitación.


Les bendigo con el alma y le abrazo con el corazón hoy y siempre.

Marifer

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

SimpleSite.com
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Charly | Respuesta 11.10.2016 02.11

Muchas Gracias por compartir tu historia!!

Ver todos los comentarios

Comentarios

23.02 | 11:31

Si tienes algo muy específico déjame saber igual y puedo ayudarte mejor

...
23.02 | 11:29

Si te duele mucho el estomago, mi esposa un día me preparo un jugo de nopal con naranja y fue genial, jamás volvi a sufrir de eso

...
23.02 | 11:27

Pero siempre es bueno atender los malestares, las químios son muy particulares, cada paciente reacciona diferente aún con el mismo medicamento

...
23.02 | 11:26

Hola Narhalie,
Yo solo para el estomago llegue a tomar algo, todo lo demás me lo aventé a martillazos, mi doctor un día me dijo, mientras más duela es mejor.

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO